Vivir con eyaculación precoz es de las situaciones más frustrantes que cualquier hombre puede experimentar. De hecho, muchos rompimientos de pareja e incluso divorcios tienen que ver con la eyaculación precoz, ya que muchas mujeres no están dispuestas a vivir con un hombre que no sea capaz de complacerlas sexualmente durante al menos 20 minutos.