La triste realidad es que ser un eyaculador precoz es una de las peores situaciones sexuales que un hombre puede enfrentar. Lo peor de todo es que la mayoría de hombres no buscan ayuda para solucionar este terrible problema, ya que lógicamente resulta vergonzoso hablar de ello con alguien.