Si llevas tiempo sufriendo de eyaculación precoz seguramente has experimentado muchas veces la terrible sensación de no poder ser capaz de durar más de 1 o 2 minutos y que tu pareja te mire con ojos de decepción. A pesar de no decir ni una sola palabra, tu pareja dice mucho con esa mirada devastadora